Las Grandes Abadías


 

Las Marcas ofrecen a los turistas una serie extraordinaria de rutas y monumentos que manifiestan la profunda espiritualidad que, desde la llegada de la Cristiandad, caracteriza el territorio. Camaldulenses, Cistercienses y Franciscanos salpicaron el territorio con monasterios, abadías y conventos, algunos de los cuales ofrecen hospitalidad a los visitadores aún hoy en día, tal como lo solían hacer para peregrinos y caminantes. 
Después de la caída del Imperio Romano, la región de Las Marcas fue dominada por el Exarcado Bizantino y por los Longobardos del Ducado de Spoleto, sucesivamente enfrentado por el Emperador y por el Estado Pontificio hasta que éste último se volvió único gobernador. 
El largo periodo de incertidumbre administrativa y la considerable distancia del poder pontificio de Roma, favorecieron la difusión de la orden benedictina durante el siglo VIII-XI, empezando por las ciudades de Norcia y Farfa. Los monasterios y abadías crecieron y se desarrollaron sobretodo a lo largo de las principales rutas romanas – la Via Flaminia y la Via Salaria – y a lo largo de los valles de los ríos que suben desde el mar hacia los Montes Apeninos, como los valles de los ríos Marecchia, Metauro, Esino, Potenza y Chienti.  

La región cuenta con dos magníficos ejemplos de arquitectura Cisterciense románico-gótica: en Chiaravalle la Abadía de Santa Maria in Castagnola, fundada por los monjes de Clairvaux, y, en las zonas de Urbisaglia y Tolentino, la Abadía de Santa Maria di Chiaravalle in Fiastra, fundada por los frailes de la homónima iglesia en Milán. 
La iglesia es un modelo de transición de la arquitectura románica a la arquitectura gótica. Está edificado con piedras que antiguamente sirvieron para construir la ciudad romana Urbs Salvia. El ingreso de la iglesia de la abadía está orientado hacia el oeste mientras el ábside mira hacia oriente. El lado este de la iglesia rodea la porción norte del contiguo claustro, el cual, a su vez, está situado a la par de una serie de edificios que completan al monasterio: la sala de reunión, el auditorio, el dormitorio, el scriptorium y el refectorio.  
San Romualdo, el fundador de la Orden Camaldulense, murió en Las Marcas en 1027 en la influyente abadía de San Salvatore in Valdicastro, cerca de Fabriano fundada por él mismo en 1006. El Santo inspiró a los monjes de Fonte Avellana, en las faldas del Monte Catria, la primera forma de vida organizada. En este remoto lugar de meditación, inmerso en los bosques solitarios, Pier Damiani, mencionado en el XXI Canto del Paraiso de Dante Alighieri, tomó los votos monásticos en 1305, durante un periodo de descanso en estos lugares.  El complejo arquitectónico conserva un patrimonio cultural nacional y europeo de inestimable valor, que incluye una enorme variedad de formas de arte, desde su armoniosa arquitectura hasta la preciosa colección de libros (15.000 volúmenes) y esculturas. Los lugares que no hay que dejar de visitar son: la iglesia, la cripta, el scriprtorium, la sala de recepción, la biblioteca y el claustro. 


Booking

 

Eventos

Regione Marche | P.F. Turismo
P.I.00481070423
C.F. 80008630420
60125 ANCONA - ITALY
Via Gentile da Fabriano, 9
Phone +39 071 806 2431
For tourist information please dial: 
+39 071 2133609 
Fax +39 071 806 2154
turismo@regione.marche.it
turismo.promozione@regione.marche.it
comunicazione.turismo@regione.marche.it
Login